No agrandes el problema

01 Oct 2018

No agrandes el problema

El agobio de las deudas lleva a muchas personas a tomar decisiones que sólo consiguen empeorar las cosas. ¿Cómo podés conseguir que eso NO te ocurra a vos?

PASO 1 

Evitá el préstamo sobre préstamo. Ante la necesidad de pagar deudas de manera inmediata, es fácil caer en la tentación de “solucionarlo” pidiendo nuevos préstamos.

Pero como estos también hay que devolverlos (con sus correspondientes intereses), en realidad no resolvés nada… Tu problema se demora y agrava, y aún es peor si acudiste a prestamistas no autorizados, que no sólo aplican intereses altísimos sino que pueden llegar a ser muy peligrosos.
 
En ocasiones se encuentran en el mercado préstamos (perfectamente legales) para consolidación de deudas: son préstamos que recibís para pagar todo lo que debés, de modo que en lugar de muchas deudas ahora tenés una sola.
 
En realidad, esto no es una solución, sino un lavado de cara de tu problema. Seguís debiendo lo mismo que antes, pero a una sola entidad. La consolidación de deudas sólo es conveniente si los intereses que pagás por el nuevo préstamo son menores que la suma de los que pagabas antes, y eso no suele pasar.

PASO 2

Reconocé el problema y reducí gastos innecesarios. Cuando nos acostumbramos a vivir con ciertas cosas, cuesta mucho admitir que no podemos pagarlas y que tal vez nos toque renunciar a algunas de ellas, por lo menos de forma temporal.
 
Una buena idea para esta difícil fase de ajuste es dejar descansar la tarjeta de crédito durante un tiempo. Pagá con tarjeta de débito o efectivo, para no engañarte gastando plata que en realidad no tenés en el banco.
 
Si no querés prescindir de tu tarjeta de crédito, consultá las recomendaciones del Banco Central de la República Argentina para el buen uso de las tarjetas de crédito.
EN CRIOLLO
Tip: ubica el cursor sobre las palabras resaltadas con naranja para ver su definición.

Términos clave

Ahorro

Es la parte de los ingresos que no se consume y puede guardarse para atender necesidades futuras. La diferencia entre el ahorro y la inversión es que el ahorro tiene como principal objetivo conservar el dinero y evitar que pierda su valor (para lo que existen productos que brindan menores rendimientos pero total seguridad), mientras que en la inversión se intenta conseguir rendimientos más elevados, a cambio de asumir ciertos riesgos.

Credito

Es un monto de dinero que los bancos ponen a disposición de personas y empresas para que puedan realizar compras o inversiones, sin necesidad de disponer en ese momento del capital necesario. De esta forma se puede adelantar el consumo cotidiano o la compra de autos, viviendas, equipamiento productivo y otros muchos bienes y servicios. El crédito se devuelve a lo largo de un plazo determinado en cuotas mensuales, que no sólo incluyen el dinero prestado sino también los intereses y gastos que componen el costo financiero total. Podés ampliar información en la sección En qué consiste un préstamo bancario.

Interés

Es el monto que recibe el propietario de un capital por ceder a otro el derecho a utilizarlo durante un periodo determinado. Por ejemplo, vos pagás un interés a cambio de utilizar el dinero que te presta el banco. Y al contrario, cuando abrís un depósito es el banco el que te paga a vos. El interés se expresa en forma de tasa, como un porcentaje. Ejemplo: “El depósito a un año está remunerado a una tasa de interés del 25% anual”. Esto significa que, por cada 100 pesos que tenés en el depósito, recibís 125 pesos al terminar el año.

Controlar las deudas

© Copyright 2018, Banco Macro S.A. Todos los derechos reservados
Logo Banco Macro
Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security