Comprar un auto

Es muy común oír la frase “Ahora que me sobra algo de plata, voy a invertir en un auto”.

¡Cuidado! Tener un auto es muy útil y, muchas veces, imprescindible. Pero tené en claro que el auto es un bien de consumo, NO UNA INVERSIÓN.

Invertir significa colocar el dinero en algún producto que nos proporcione rendimientos, bien porque su valor aumenta a lo largo del tiempo o porque reporta rentas periódicas. ¿Responde el auto a esta definición?

  • Desde el mismo momento en el que sale del concesionario, el auto comienza a perder valor. Si lo vendés después de un tiempo, recibís mucha menos plata de lo que te costó.
  • No sólo no genera ganancias, sino que tenés gastos mensuales por su mantenimiento: seguros, reparaciones, patentes, nafta…

En resumen, comprar un auto es todo lo contrario de una inversión, pero igualmente es una herramienta necesaria y conveniente.

Si realmente querés comprarlo, preguntá en tu banco los requisitos y los costos financieros (intereses, comisiones y otros gastos) de los préstamos para la compra de autos. Algunos bancos financian el 100% del precio, otros sólo una parte. Mirá las posibilidades de financiación.

Si tenés plata ahorrada, podés reducir el monto del préstamo y pagar menos intereses. Consultá la sección ¿Con ahorros o con deudas?

RECURSOS ASOCIADOS: Herramientas y Guías de ayuda


¡Tormenta!

¡Un juego para divertirte y desafiar tus habilidades y conocimientos!

Test de Salud Económica

¿Qué esperás? Evaluá tu situación económica actual.

Talleres Presenciales

Informate para llevar los talleres a tu comunidad.