Ingresos, gastos y deudas

Hablar de “personas jubiladas” no hace justicia a la gran variedad de situaciones que pueden enfrentar los adultos mayores, según la edad, la salud, el estilo de vida, el nivel de actividad, el lugar en el que residen, etc.

Cualquiera que sea tu situación, el presupuesto personal sigue siendo la mejor forma de mantener la tranquilidad económica. Acá tenés algunas ideas para adaptar tu presupuesto a la jubilación:

  • Comprobá si tenés derecho recibir haberes jubilatorios de la ANSES y hacé los trámites para solicitar la jubilación ordinaria o por vejez

     

    Los haberes jubilatorios se cobran a través de una cuenta sueldo gratuita de la Seguridad Social, que podés tener en tu banco habitual. Para saber más, consultá la Información para nuevos jubilados de la ANSES.

     

     

  • ¿Te ocupaste cuando eras más joven de ahorrar para la jubilación? Si hiciste buenas inversiones, posiblemente ahora tenés rentas mensuales para complementar tus haberes jubilatorios. Las rentas por alquileres, intereses, dividendos, etc. pueden brindarte mucha tranquilidad al dejar de trabajar.

     

    Si tenés contratados productos financieros, asegurate de que tienen poco riesgo y de que se ajustan a tus necesidades actuales. Consultá la sección Ahorros e inversiones para adultos mayores.

  • ¿Por qué no seguir obteniendo ingresos durante esta fase de la vida? ¿Quién te dice a qué edad tenés que dejar de trabajar?

     

    A lo largo de los años se acumulan conocimientos, habilidades y experiencias que podés compartir con provecho para todos. Si tenés ganas de emprender un proyecto, consultá la sección Abrir tu propio negocio.

  • Aunque los gastos corrientes no disminuyen con los años (agua, luz, teléfono, etc.), muchas empresas brindan a las personas jubiladas interesantes descuentos en un gran número de actividades culturales y de ocio. Informate y aprovechá las tarifas especiales para adultos mayores.

     

  • Para disfrutar de la vida no siempre hace falta gastar dinero. Si tenés un presupuesto limitado, evitá los gastos que no sean realmente necesarios y pensálo bien antes de recurrir a préstamos o al crédito de las tarjetas.

     

    Las deudas excesivas son una carga en cualquier etapa de la vida, pero para las personas jubiladas pueden ser un problema de difícil solución. Consultá las sugerencias para Controlar las deudas.

  • Con la edad, suele aumentar la necesidad de cuidados especializados. ¿Cómo hacer frente a los gastos médicos en estos años?

     

    Además de las prepagas y otras obras sociales, podés afiliarte al PAMI, la obra social que brinda atención médica a jubilados y pensionados, y también a las personas mayores de 70 años que no cobren beneficios de la ANSES ni tengan obra social.

Para muchas personas, los haberes jubilatorios son inferiores a los ingresos que conseguían de su actividad laboral.

Si no tenés ahorros para emergencias y sólo cobrás tus haberes jubilatorios, corrés el riesgo de que cualquier situación imprevista se convierta en un serio problema económico.

¿Qué hacer cuando de verdad tenés que endeudarte para hacer frente a una necesidad?

  • Evitá acudir a prestamistas no autorizados. Prometen dinero fácil y rápido, sin papeles ni trámites, pero operan sin ningún control. Además, cobran unos intereses tan elevados que puede resultar casi imposible cancelar la deuda por completo.
  • Consultá cómo conseguir un préstamo del programa ARGENTA, gestionado por la ANSES.
  • Preguntá en tu banco las condiciones de los préstamos personales para jubilados y pensionados.

RECURSOS ASOCIADOS: Herramientas y Guías de ayuda


¡Tormenta!

¡Un juego para divertirte y desafiar tus habilidades y conocimientos!

Test de Salud Económica

¿Qué esperás? Evaluá tu situación económica actual.

Talleres Presenciales

Informate para llevar los talleres a tu comunidad.