¿Cuál es la mejor cuenta para vos?

Para decidir qué cuenta bancaria te interesa más en este momento, necesitás tener claras las siguientes cuestiones:

  1. ¿Quien puede contratarla?
  2. ¿Pueden tener cuenta bancaria los menores de edad?
  3. ¿Tiene costos de mantenimiento?
  4. ¿Tienen costo las tarjetas de débito?
  5. ¿Qué operaciones se pueden realizar de forma gratuita?
  6. ¿Cuáles son sus principales ventajas?
  7. ¿Qué límites de uso tiene?
  8. ¿Están garantizados los fondos?

Las 8 preguntas para elegir tu cuenta bancaria

¿Qué tenés que saber sobre cada una de ellas para elegir la que más te conviene?

En principio, cualquier persona física puede abrir una caja de ahorros o una cuenta corriente. Es necesario indicar algunos datos personales (domicilio, actividad, estado civil) y mostrar un documento de identidad. Los extranjeros sin DNI pueden presentar el pasaporte.

La cuenta sueldo la abre cada empleador para pagar las remuneraciones de sus trabajadores, o la ANSES para el pago de las pensiones y haberes jubilatorios.

El titular de la cuenta sueldo (el trabajador o la persona que recibe los haberes jubilatorios) puede designar un cotitular.

Los menores de 18 años pueden estar autorizados en una caja de ahorros gratuita, abierta a nombre de alguno de sus padres o de su representante legal. En cada cuenta sólo puede haber un menor autorizado.

El menor tendrá a su nombre una tarjeta de débito sin costo, con la que podrá retirar y depositar dinero en los cajeros y pagar sus compras en los comercios. También podrá hacer transferencias por cualquier medio electrónico. Es el titular quien decide los montos máximos de los débitos que se permitirán al menor. Cuando este cumpla los 18 años ya puede ser titular de la cuenta, que se convertiría en una caja de ahorros normal.

La caja de ahorros y la cuenta sueldo no tienen costos de apertura ni de mantenimiento. En el caso de la cuenta corriente, los bancos deben informarte de los costos de mantenimiento en el momento de contratar.

La tarjeta de débito es una herramienta imprescindible para aprovechar todas las ventajas de tu cuenta bancaria.

Excepto en el caso de la cuenta corriente, lo normal es que los bancos entreguen de forma gratuita al menos una tarjeta de débito, aunque las adicionales pueden tener costo de emisión (en las cuentas sueldo con dos titulares, ambos tienen derecho a tarjeta de débito gratuita).

Con independencia del tipo de cuenta bancaria, las transferencias son gratuitas para todas las personas físicas, sin importar cómo se realicen (en la sucursal o por medios electrónicos como home banking, cajero automático, etc.).

Además, algunas cuentas permiten realizar sin cargo transferencias electrónicas, compras con tarjeta de débito en los comercios, pago de servicios e impuestos a través de los cajeros automáticos o del home banking, etc.

Cada tipo de cuenta brinda alguna ventaja especial. Por ejemplo, en algunos casos es la gratuidad de la cuenta, de la tarjeta de débito y de las operaciones básicas.

Las cuentas corrientes, a cambio de los costos de mantenimiento, permiten acceder a una mayor variedad de servicios bancarios, en general agrupados en paquetes de productos.

La mayoría de las cuentas no permiten los saldos deudores (es decir, gastar por encima del saldo disponible). La cuenta corriente es la única que acepta estos sobregiros, previo acuerdo con el banco y a cambio del pago de intereses.

Las cajas de ahorro y las cuentas corrientes están cubiertas por el Seguro de Garantía de Depósitos (SEDESA). En caso de que algún banco tuviera problemas para cumplir sus obligaciones de pago, los clientes pueden recuperar su dinero a través del SEDESA, hasta un límite de 450.000 pesos por persona.

 

¡Tormenta!

¡Un juego para divertirte y desafiar tus habilidades y conocimientos!

Test de Salud Económica

¿Qué esperás? Evaluá tu situación económica actual.

Talleres Presenciales

Informate para llevar los talleres a tu comunidad.