Cuándo y cómo endeudarse

Desde hace un par de años, Romi tiene un trabajo que le gusta mucho. Comparte un departamento alquilado con dos amigas y tiene plata suficiente para pasarla bien. Lleva tres años de novia con Carlos y están hablando de vivir juntos, aunque a Romi le preocupa la relación que mantiene Carlos con… su tarjeta de crédito. Sabe cuánto gana él y está convencida de que pronto tendrá problemas de endeudamiento, si es que no los tiene ya.

Ella quiere tener su propia casa en el futuro, y planea pedir un préstamo hipotecario dentro de algunos años. A Carlos le parece demasiado pronto para pensar en esas cosas. Le apasiona la música y prefiere gastar todo lo que puede en equipos e instrumentos para tocar con sus amigos. Casi siempre compra en cuotas con la tarjeta, y todos los meses devuelve el pago mínimo. No entiende el drama de Romi con el tema de las deudas. ¡Si él nunca pidió prestado a nadie!

Carlos no es el único que cree que sólo los préstamos son deudas “de verdad”. En realidad, cualquier obligación de pagar en el futuro algo que compramos hoy, o de devolver un dinero que alguien nos adelantó, es una verdadera deuda.

Tener deudas no siempre es un problema. Gracias al crédito podemos hacer y conseguir cosas que estarían fuera de nuestro alcance si sólo se pudiera pagar al contado.

El desafío está en endeudarse de manera inteligente. Para eso tenemos que distinguir los diferentes tipos de deudas… y saber hasta dónde podemos llegar.

RECURSOS ASOCIADOS: Herramientas y Guías de ayuda


¡Tormenta!

¡Un juego para divertirte y desafiar tus habilidades y conocimientos!

Test de Salud Económica

¿Qué esperás? Evaluá tu situación económica actual.

Talleres Presenciales

Informate para llevar los talleres a tu comunidad.