Cuentas Sanas - Etapas de vida

Presupuesto,
por supuesto

¿Te suena familiar? Todos pensamos que eso nos pasa porque no tenemos suficientes ingresos, y que cuando ganemos más dinero llegaremos sin problemas a fin de mes. Parece que no es tan fácil. Muchas personas que ganan bien tampoco consiguen llegar a fin de mes. ¿Por qué ocurre esto? Porque tan importante como la plata que ingresamos es cómo la utilizamos. Estamos rodeados de un montón de pequeños gastos, tan cotidianos que apenas los notamos… pero que acaban sumando más de lo que creemos. ¿La solución? La mejor herramienta para seguir la pista a esos pesos que parecen desaparecer con tanta facilidad es... ¡el presupuesto! Pero no el que llevamos en la cabeza, sino uno escrito que podamos consultar y modificar siempre que sea necesario. ¿No tenés tiempo de agarrar papel y lápiz y empezar a armar tu propio presupuesto? Descargá la plantilla de presupuesto personal Cuentas Sanas y cambiala según tus necesidades.

Martín y Valeria llevan su presupuesto en la cabeza: saben (más o menos) el dinero que tienen disponible para los gastos del mes y cuánto tienen que pagar por las cuotas de las deudas (sobre todo, de la tarjeta de crédito). Por desgracia, este presupuesto mental de Martín y Valeria no es demasiado confiable, y casi todos los meses se oye en su casa la misma conversación: "¿Ya se acabó la plata?", "¡Pero si sólo estamos en el día 20!", "Tenemos que ahorrar, pero con todos los gastos del mes no hay forma".

Caso Real Interactivo

Resolver

Herramientas y guías de ayuda