Ordenando las cuentas

01 Nov 2018

Ordenando las cuentas

El presupuesto es como una fotografía de nuestras vidas en un momento dado. Nos muestra si podemos estar tranquilos o si, por el contrario, necesitamos ajustar las cuentas de la casa para no tener agobios económicos.

Si querés que la fotografía te muestre siempre con una sonrisa, seguí los cuatro pasos para ordenar tus cuentas.
 
PASO 1

Controlá tus deudas.

Tener las deudas bajo control no significa que no debas tener ninguna deuda. A veces, pedir un préstamo es buena idea. Sólo tenés que recordar dos trucos para que las deudas no se conviertan en un problema:
  • Reducí o eliminá las deudas malas, por las que pagás muchos intereses.
  • Evitá que las cuotas superen o se acerquen a tus ingresos mensuales.
En la sección Cuándo y cómo endenudarte verás cómo usar el endeudamiento a tu favor. Si ya debes demasiado dinero, mirá cómo Controlar las deudas.
 
PASO 2

Incluí el ahorro en el presupuesto.

Con todos los gastos que tenés, ¿parece imposible separar algo de plata para el ahorro?
El secreto está en considerar el ahorro como un gasto más, solo que en lugar de pagar a otra persona o empresa… te pagás a vos. Por eso el presupuesto Cuentas Sanas incluye una línea llamada “Pago para mí”. Te sorprenderá ver cómo un pequeño ahorro mensual hace una gran diferencia en tu seguridad económica. Pero ¿de dónde podés sacar esa cantidad todos los meses? Consultá los Trucos para el ahorro diario.
 
PASO 3

Generá un fondo para imprevistos.

Después de solucionar el exceso de endeudamiento, el primer destino de tu ahorro es crear un fondo para que las situaciones inesperadas no arruinen tu economía familiar. Revisá la sección El fondo para imprevistos.
 
PASO 4

Invertí en tu futuro.

Ya tenés un fondo para imprevistos y tu presupuesto te permite ahorrar algo todos los meses. Es el momento de planear esas Compras importantes para vos y tu familia, de pensar cómo Abrir tu propio negocio o de Ahorrar para la jubilación.
EN CRIOLLO
Tip: ubica el cursor sobre las palabras resaltadas con naranja para ver su definición.

Términos clave

Ahorro

Es la parte de los ingresos que no se consume y puede guardarse para atender necesidades futuras. La diferencia entre el ahorro y la inversión es que el ahorro tiene como principal objetivo conservar el dinero y evitar que pierda su valor (para lo que existen productos que brindan menores rendimientos pero total seguridad), mientras que en la inversión se intenta conseguir rendimientos más elevados, a cambio de asumir ciertos riesgos.

Credito

Es un monto de dinero que los bancos ponen a disposición de personas y empresas para que puedan realizar compras o inversiones, sin necesidad de disponer en ese momento del capital necesario. De esta forma se puede adelantar el consumo cotidiano o la compra de autos, viviendas, equipamiento productivo y otros muchos bienes y servicios. El crédito se devuelve a lo largo de un plazo determinado en cuotas mensuales, que no sólo incluyen el dinero prestado sino también los intereses y gastos que componen el costo financiero total. Podés ampliar información en la sección En qué consiste un préstamo bancario.

Interés

Es el monto que recibe el propietario de un capital por ceder a otro el derecho a utilizarlo durante un periodo determinado. Por ejemplo, vos pagás un interés a cambio de utilizar el dinero que te presta el banco. Y al contrario, cuando abrís un depósito es el banco el que te paga a vos. El interés se expresa en forma de tasa, como un porcentaje. Ejemplo: “El depósito a un año está remunerado a una tasa de interés del 25% anual”. Esto significa que, por cada 100 pesos que tenés en el depósito, recibís 125 pesos al terminar el año.

Presupuesto, por supuesto

Más contenido que te puede interesar

© Copyright 2018, Banco Macro S.A. Todos los derechos reservados
Logo Banco Macro
Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security