Los depósitos a plazo fijo

10 Nov 2018

Los depósitos a plazo fijo

Se trata de una forma muy segura de colocar los ahorros. El cliente entrega al banco una cantidad de dinero (en pesos o dólares) o de títulos valores, durante un plazo determinado.

Como compensación, el cliente recibe una cantidad en concepto de intereses, calculados a una tasa fija o variable (que no podrá ser inferior a las tasas mínimas que establece el Banco Central de la República Argentina para los diferentes plazos). Los intereses pueden recibirse al vencimiento o bien en forma de pagos periódicos.
 
  • Plazos mínimos. El plazo mínimo es de 30 días en los depósitos a tasa fija, y entre 120 y 180 días para los constituidos a tasa variable (o referenciados a índices como las UVA, Unidades de Valor Adquisitivo). Los depósitos de títulos valores pueden tener cualquier plazo acordado entre el banco y el cliente.
 
  • Formalización y transmisión. Como justificante de la operación, el banco emite un certificado de depósito a plazo fijo a nombre del cliente.

Los depósitos en pesos pueden ser compensables, lo que significa que el cliente tiene la posibilidad de presentarlo en otra entidad, para abrir una cuenta o constituir otro depósito, sin necesidad de trasladar el dinero.
 
  • Renovación o cancelación. Al vencimiento del plazo acordado, el titular puede recuperar los fondos más los intereses correspondientes, o renovar el depósito de forma total o parcial. Los fondos se reciben en efectivo o mediante acreditación en una cuenta bancaria.
 
  • Garantía. Los depósitos a plazo fijo están cubiertos por el Seguro de Garantía de Depósitos (SEDESA), hasta un límite de 450.000 pesos por persona. Quedan excluidos de la garantía los depósitos que presentan ciertas particularidades en los rendimientos (por ejemplo, los que ajustan los intereses a la inflación o los que ofrecen otras retribuciones además de la tasa de interés).

Informate en tu banco sobre las posibilidades y condiciones de los depósitos a plazo fijo.
EN CRIOLLO
Tip: ubica el cursor sobre las palabras resaltadas con naranja para ver su definición.

Términos clave

Ahorro

Es la parte de los ingresos que no se consume y puede guardarse para atender necesidades futuras. La diferencia entre el ahorro y la inversión es que el ahorro tiene como principal objetivo conservar el dinero y evitar que pierda su valor (para lo que existen productos que brindan menores rendimientos pero total seguridad), mientras que en la inversión se intenta conseguir rendimientos más elevados, a cambio de asumir ciertos riesgos.

Crédito

Es un monto de dinero que los bancos ponen a disposición de personas y empresas para que puedan realizar compras o inversiones, sin necesidad de disponer en ese momento del capital necesario. De esta forma se puede adelantar el consumo cotidiano o la compra de autos, viviendas, equipamiento productivo y otros muchos bienes y servicios. El crédito se devuelve a lo largo de un plazo determinado en cuotas mensuales, que no sólo incluyen el dinero prestado sino también los intereses y gastos que componen el costo financiero total. Podés ampliar información en la sección En qué consiste un préstamo bancario.

Interés

Es el monto que recibe el propietario de un capital por ceder a otro el derecho a utilizarlo durante un periodo determinado. Por ejemplo, vos pagás un interés a cambio de utilizar el dinero que te presta el banco. Y al contrario, cuando abrís un depósito es el banco el que te paga a vos. El interés se expresa en forma de tasa, como un porcentaje. Ejemplo: “El depósito a un año está remunerado a una tasa de interés del 25% anual”. Esto significa que, por cada 100 pesos que tenés en el depósito, recibís 125 pesos al terminar el año.

Ahorro e inversión

Todo lo que necesitás saber

© Copyright 2018, Banco Macro S.A. Todos los derechos reservados
Logo Banco Macro
Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security