Comprar una vivienda

01 Nov 2018

Comprar una vivienda

¿Querés tener una casa propia? Si tu respuesta es SÍ, compartís ese sueño con muchas personas. El gran desafío es cómo pagarla.

En la sección ¿Con ahorros o con deudas? vimos distintas formas de planear el pago de las compras importantes. La más adecuada para vos depende de los ahorros que tenés, la urgencia de la compra o la posibilidad de conseguir financiación.
 
●    ¿Con ahorros? Ahorrar lo suficiente para comprar la casa al contado puede ser muy complicado. Sería necesario conseguir ingresos elevados durante mucho tiempo, gastar poco y colocar el dinero ahorrado en productos financieros que brinden una buena rentabilidad. No es fácil, pero tampoco imposible.
 
●    ¿Con deudas? La forma más habitual de conseguir una vivienda propia es pedir un préstamo hipotecario, en el que la misma casa comprada sirve como garantía: si dejás de pagar las cuotas, el banco puede llegar a quedarse con el inmueble y venderlo para recuperar el dinero que te prestó.
 
Debido a la solidez de la garantía que recibe el banco, los intereses de los préstamos hipotecarios son menores que en otro tipo de financiación.
 
Por otra parte, no todos los bancos financian el 100% del valor de la casa. En tal caso necesitás juntar al menos la parte que no te van a financiar. Consultá los requisitos exigidos y las condiciones de los bancos para el otorgamiento de préstamos hipotecarios.
 
¿Comprar o alquilar?

Tener un techo propio es un deseo muy humano, pero implica un importante esfuerzo económico.

Financieramente, comprar es una buena opción cuando pensás permanecer en la misma vivienda durante mucho tiempo: al final del periodo, la casa será tuya. Pero si pensás mudarte en pocos años, tal vez resulte más conveniente el alquiler.

También hay que considerar las condiciones económicas de cada momento; por ejemplo, si las cuotas de los préstamos hipotecarios son superiores, inferiores o similares a los precios de los alquileres.
EN CRIOLLO
Tip: ubica el cursor sobre las palabras resaltadas con naranja para ver su definición.

Términos clave

Ahorro

Es la parte de los ingresos que no se consume y puede guardarse para atender necesidades futuras. La diferencia entre el ahorro y la inversión es que el ahorro tiene como principal objetivo conservar el dinero y evitar que pierda su valor (para lo que existen productos que brindan menores rendimientos pero total seguridad), mientras que en la inversión se intenta conseguir rendimientos más elevados, a cambio de asumir ciertos riesgos.

Crédito

Es un monto de dinero que los bancos ponen a disposición de personas y empresas para que puedan realizar compras o inversiones, sin necesidad de disponer en ese momento del capital necesario. De esta forma se puede adelantar el consumo cotidiano o la compra de autos, viviendas, equipamiento productivo y otros muchos bienes y servicios. El crédito se devuelve a lo largo de un plazo determinado en cuotas mensuales, que no sólo incluyen el dinero prestado sino también los intereses y gastos que componen el costo financiero total. Podés ampliar información en la sección En qué consiste un préstamo bancario.

Interés

Es el monto que recibe el propietario de un capital por ceder a otro el derecho a utilizarlo durante un periodo determinado. Por ejemplo, vos pagás un interés a cambio de utilizar el dinero que te presta el banco. Y al contrario, cuando abrís un depósito es el banco el que te paga a vos. El interés se expresa en forma de tasa, como un porcentaje. Ejemplo: “El depósito a un año está remunerado a una tasa de interés del 25% anual”. Esto significa que, por cada 100 pesos que tenés en el depósito, recibís 125 pesos al terminar el año.

Planear compras importantes

Todo lo que necesitás saber

© Copyright 2017, Banco Macro S.A. Todos los derechos reservados
Logo Banco Macro
Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security