Cuentas separadas y conjuntas

01 Nov 2018

Cuentas separadas y conjuntas

Aunque la confianza es imprescindible para la felicidad de una pareja, a efectos prácticos y legales es recomendable mantener cierta “independencia financiera”. Esto significa distinguir con claridad las cuentas comunes de las particulares.

A la hora de abrir una cuenta bancaria, existen tres opciones en cuanto a la titularidad: individual, indistinta y conjunta.
 
  • La individual tiene un solo titular.
     
  • En la indistinta, cada uno de los titulares puede disponer libremente de todo el saldo. Es más cómodo... pero más arriesgado.
     
  • En la conjunta, se necesita la firma de todos los titulares para tomar decisiones sobre los fondos. Es más seguro... pero lento y no muy práctico.
¿Qué tipo de titularidad es más aconsejable? Depende del propósito de la cuenta. Lo ideal es tener una combinación de cuentas individuales, indistintas y conjuntas:
 
  • En las cuentas individuales, cada uno podrá disponer de su propia plata para gastos y proyectos personales. Además de servir para mantener un espacio de autonomía económica muy saludable, las cuentas individuales pueden proteger la economía del hogar. Por ejemplo, en caso de que uno de los miembros de la pareja tenga que hacer frente con su patrimonio a embargos o indemnizaciones, las cuentas propias del otro no se verán afectadas.
     
  • Las cuentas indistintas son ideales para los gastos cotidianos del hogar: comida.
     
  • Las cuentas conjuntas resultan indicadas para los ahorros e inversiones destinados a “grandes proyectos” o compras importantes. Es razonable que ambos tengan que ponerse de acuerdo para disponer de los fondos relacionados con la supervivencia y el bienestar de la familia a largo plazo.
Para ver qué cuentas bancarias convienen mejor a la organización de tu hogar, consultá la sección La cuenta bancaria, el primer paso.
EN CRIOLLO
Tip: ubica el cursor sobre las palabras resaltadas con naranja para ver su definición.

Términos clave

Ahorro

Es la parte de los ingresos que no se consume y puede guardarse para atender necesidades futuras. La diferencia entre el ahorro y la inversión es que el ahorro tiene como principal objetivo conservar el dinero y evitar que pierda su valor (para lo que existen productos que brindan menores rendimientos pero total seguridad), mientras que en la inversión se intenta conseguir rendimientos más elevados, a cambio de asumir ciertos riesgos.

Credito

Es un monto de dinero que los bancos ponen a disposición de personas y empresas para que puedan realizar compras o inversiones, sin necesidad de disponer en ese momento del capital necesario. De esta forma se puede adelantar el consumo cotidiano o la compra de autos, viviendas, equipamiento productivo y otros muchos bienes y servicios. El crédito se devuelve a lo largo de un plazo determinado en cuotas mensuales, que no sólo incluyen el dinero prestado sino también los intereses y gastos que componen el costo financiero total. Podés ampliar información en la sección En qué consiste un préstamo bancario.

Interés

Es el monto que recibe el propietario de un capital por ceder a otro el derecho a utilizarlo durante un periodo determinado. Por ejemplo, vos pagás un interés a cambio de utilizar el dinero que te presta el banco. Y al contrario, cuando abrís un depósito es el banco el que te paga a vos. El interés se expresa en forma de tasa, como un porcentaje. Ejemplo: “El depósito a un año está remunerado a una tasa de interés del 25% anual”. Esto significa que, por cada 100 pesos que tenés en el depósito, recibís 125 pesos al terminar el año.

Manejar la economía en pareja

© Copyright 2018, Banco Macro S.A. Todos los derechos reservados
Logo Banco Macro
Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security Click to Verify - This site has chosen an SSL Certificate to improve Web site security